Se realizan revisiones aleatorias por parte del consejo regulador, en las que comprobamos la trazabilidad, calibre, aspecto externo, aroma y sabor del nispero envasado, para concederle el amparo de la denominación de origen, y colocar nuestra etiqueta que así lo indica.